Zenén Zeferino Huervo

versador, repentista, compositor y jaranero

Como el estero que canta

Zenén Zeferino Huervo

Como cabeza'e silla,
que es marcada por la reata,
así tengo el corazón,
palo de hule que se castra.
En la piel tengo señales
como tierra de Tecolapan
cuando llueve, bien marcada
con las diferentes patas
de potranquitas serreras;
pisan hondo y se escapan
a dormir jimbera adentro.
Jimba, punzadora, ingrata,
deja que mis manos sean
como el estero que canta
cuando a dormir  llegan
todos los pájaros y las garzas
y al día siguiente le ponen
a la mañanita clara
los colores de sus picos
las caricias de sus alas.
Así serán mis diez dedos
cuando pulse la jarana
removedores del miedo
y sanadores del alma.
¿De qué me sirven los ojos
si cuando canto no aguantan
y se llenan todos de lluvia
igual que las tierras bajas
y si pañuelo es el son
y son profundas las aguas
cómo quieres que se seque
la inundación de mi alma?
Foto: Carola Blasche

Foto: Carola Blasche

desarollo del sitio web: Carola Blasche